Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn

Valdelinares 2017

Por fin llegó el día. Me levanto antes de que suene el despertador, son las 5:15 de la mañana. Empiezo a prepararme, ya que a las 6.00 hemos quedado para empezar la ruta enfrente de Cota-Zero.

Las 5:45 y estamos casi todos, Cesar, Héctor, Juanma, Fabián, Jorge y Víctor, dos nuevos compañeros que se aran por primera vez la ruta y yo. También está nuestro “camarero” Oscar que nos prepara cafés y ara de fotógrafo de la salida.

¿Quién falta?….., Nico. Por fin llega y podemos salir, foto y arrancamos, son las 6:05 (5 minutos de retraso jajajaja).

¡Luces y acción! Es noche cerrada y nos alumbramos con las luces, hace un calor sofocante para las horas y el mes que estamos. Vamos a un ritmo alegre hacia Albocàsser.

En las primeras rampas de la carretera que nos llevará hasta Albocàsser ya se ve quien está más fuerte o menos….., como es costumbre y habitual, yo…., el más flojo siempre en la cola.

Siguiendo el track que nos dibujo nuestro amigo “track-man” Tico, salimos de Albocàsser y cogemos por fin la primera pista de tierra (las MTB ruedan mucho mejor), pero dura poco ya que tenemos que coger otro camino asfaltado hasta Vilar de Canes. Durante este trayecto va amaneciendo, como siempre algo digno de ver en estas tierras abruptas del maestrazgo.

En uno de los pocos tramos que cogemos con piedra en dirección a Culla, César raja la cubierta trasera y nos cuesta un buen rato “medio” arreglarla.

Como no nos fiamos de que aguante todo el trayecto llamamos a la “asistencia en carretera” y quedamos en con Tico (que este año no ha podido acompañarnos) en Culla para que nos traiga un repuesto y almorzar. Nos queda media hora más o menos de camino.

Reemprendemos el camino dirección a Culla, pasando por los antiguos molinos harineros que había en el termino municipal de esta población. Las fuerzas aún están intactas y todos vamos cumpliendo si descolgarnos del grupo.

El único que se descuelga de vez en cuando es Nico…., pero por delante. ¡Está más fuerte que el resto!

Salimos a la carretera “de la carrasca”, nos quedan unos 7 km para llegar a Culla. Pedaleamos 2 kilómetros y nos encontramos con Tico que nos trae la rueda para cambiar. Decidimos esperar a hacer el cambio en Culla.

Son las 9:35 estamos en Culla, y cumpliendo el horario previsto (esto pinta bién). Llevamos 39 km +1200.

Entramos a almorzar y allí encontramos a Iván y Ramir, del grupo de corredores que hacen el mismo trayecto pero por etapas (no voy a explicar como lo dividieron porque ni yo mismo lo entendí jajajaj).

Buen almuerzo, buena conversación y muchas risas. Terminando entran en el bar Pedro y Dani, dos compañeros que habían hecho una salida en bici de carretera y también han subido a Culla.

Repostados de agua, la rueda cambiada y el estomago lleno montamos otra vez en las bicis. Ahora si que será casi todo senda y camino hasta la próxima parada, Vistabella del Maestrat.

Los primeros 6 km son de los que menos me gustan, estamos en el GR-7. Primero una senda de bajada con mucha piedra suelta y curvas cerradas que evidencian mi falta de técnica. En este punto los que se salen son Hector y César. Llegamos al río (que como la mayor parte del año está seco) lo cruzamos siguiendo el sendero, esta vez a pie, ya que las piedras y la pendiente impide seguir pedaleando. Pateamos 3 km hasta dar a un camino de tierra. Durante la bajada Víctor tiene dos caídas, aparentemente si consecuencias.

Durante la subida una duda me corroe…. -¿he cogido las llaves del coche?- (mi coche lo dejamos en Vistabella por si lo necesitábamos y para la vuelta).

Después de pedalear unos kilómetros y en la primera parada de reagrupamiento (las diferencias de forma física ya eran evidentes en la posición que ocupábamos cada uno en el grupo) les pido un minuto para revisar la mochila. ¡Uf, están las llaves!. ¡Continuamos!.

Las 13.30 y llegamos al punto donde comeremos. César calculó los horarios y estamos clavándolos. En el restaurante nos encontramos con todos los corredores Ivan y Ramir que ya habíamos visto en Culla, y Tico, Paco y Davi (no, no voy a decir como se organizaron para hacer la etapa, aún no lo sé), estos si que son duros. 60km +2000.

Nos ponemos ropa seca, nos limpiamos la cara y a la mesa que ya hay hambre. Una hora y media después volvemos ha estar pedaleando dirección a Mosqueruela.

Tenemos que ir unos 12 km por la carretera del túnel que va a Puertomingalvo y después coger un camino a la derecha. Llegamos a un cercado donde avisa de que hay reses bravas. Nos entra el “canguele”, pero hacemos de tripas corazón abrimos la puerta y a seguir.

El camino es roto, pienso que si encontramos algún toro, no podremos escapar pedaleando por lo que voy mirando lo altos que son los árboles…., son todos muy bajos. Por suerte solo vimos dos, de lejos. Después de subir durante casi una hora llegamos a un cruce donde ya avistamos Mosqueruela. Media hora y ya estamos allí. 82km +2500. Casi no queda “na”, pero las fuerzas ya flaquean. Jorge y Víctor son de los que sufren más, pero no es por falta de fuerzas, si no por no conocer el terreno, se te hace muy largo.

Nico sigue en su línea, parece que no solo haya hecho 30 km. César en su línea sobrado. Héctor muy bien. Yo acompañado de Fabián (que me espera) el último.

Estamos llegando a la caseta desde donde se ve Valdelinares. Me encuentro muy bien, mi plan de ir reservándome ha funcionado, incluso esprinto llegando a la caseta.

Las 19:00 llegamos a Valdelinares, horario clavado, 100km +3000. Todos supercontentos, cansados, pero contentos, hemos cumplido nuestro reto con apenas incidentes. ¡Somos Cátaros!

Nos homenajeamos con un par de cervezas mientras terminan de llegar los corredores (tres ya estaban en Casa Vicenta, la pensión). Comentamos durante un rato el reto y nos vamos a ducharnos y a cambiarnos.

Cenamos (parece mentira pero hay hambre), y después un rato de sobremesa. A dormir… quien pueda jajajaja.

Suena el despertador, hace fresco en la calle, toca volver y no sé como reaccionarán las piernas.

Desayunamos, y a la marcha. Vamos dirección a Mosqueruela por la misma pista por la que llegamos, a partir de aquí ya prácticamente es todo carretera, por lo que solo voy a poner los kilómetros, desnivel y poblaciones que pasamos.

Valdelinares, Mosqueruela, Villafranca del Cid, Benassal, Albocasser y por fin les Coves, 92km +1000. Comemos juntos y a casa. Otro año Valdelinares a la saca.

Valdelinares 2017 en mtb
5 (100%) 2 votes

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn