No me acostumbro

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Aunque hace bastantes años que utilizo la bicicleta, tanto en carretera, ciudad o campo (más de 20, ya) hay algunas cosas a las que no me acostumbro.



En el monte

No me acostumbro que cada cierto tiempo nos vayan limitando cada vez más espacios donde podamos disfrutar de nuestra MTB.

Parece que nos quieran echar de los montes, acusándonos de erosionar el terreno y de perturbar a los otros usuarios que transitan por las montañas.

Que pongan cada vez más trabas a los organizadores de marchas en muchas comunidades autónomas.

No me acostumbro a los desalmados que van poniendo trampas por caminos, sendas y veredas transitados tanto por ciclistas, senderistas o cualquier persona que quiera disfrutar de la naturaleza.

En la ciudad

No me acostumbro a los que se desplazan en bici con los auriculares puestos y no van pendientes de lo que pasa a su alrededor, con el consiguiente peligro para ellos y las personas de su alrededor.

A los que pasean por el carril bici o patinan, también, con los auriculares a todo volumen, que por más que les avisas que vas a pasar no te oyen.

A los padres que dejan sueltos a sus hijos por el carril bici con su patinete, bici, etc. y se ponen a mirar el móvil sin atenderles. Nosotros somos los que debemos ir con cuidado de no atropellarlos.

No me acostumbro a los compañeros de afición que no respetan los semáforos, ni las señales de tráfico.

En la carretera

No me acostumbro a los irrespetuosos y “kamikaces” (por ser suave) que no respetan el metro y medio al adelantarte, que adelantan a otro vehículo cuando un compañero ciclista les va de frente.

A los “sucios” que desde sus vehículos, sea de dos, cuatro o más ruedas, tiran basura al suelo (esto también vale en el monte o la ciudad).

No me acostumbro a aguantar kilómetros y kilómetros de carreteras sin arcén que nos haga circular un poco más seguros.

A los arcenes llenos de “basura”, gravilla o lo que sea. ¿Tanto cuesta limpiarlos?.

A los compañeros de afición que te cruzas en tus salidas y no se dignan a devolverte un simple saludo.

No me acostumbro a los “ciclistas” que no se paran, como mínimo a preguntar a otro que está parado con una avería si necesita algo.

Conclusión

Seguramente alguien, que no le haya picado el “bicho” del ciclismo, me dirá…., pués si no te acostumbras cámbiate de deporte.

Pero, aunque no me acostumbre a muchas cosas, mi pasión es el ciclismo, haré de “tripas corazón” y aunque no me acostumbre seguiré pedaleando como mínimo 20 años más.

Un saludo a todos y a pedalear!

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn