De marcha en Traiguera

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn


Que no os lleve a engaño el titular del post. No es que fuera a Traiguera (Castellón de la Plana) de fiesta, que ya fui durante bastantes años ; ), si no que un año después me apunté a otra marcha de MTB.

El culpable de que volviera a participar en una marcha de MTB fue mi amigo y compañero Quique, que está empeñado en que le acompañe a la mayoría de marchas posibles.

Para esta ocasión Quique eligió la Marcha MTB Memorial Roberto Vidal Ferreres en la localidad castellonense de Traiguera. Me había prometido una marcha divertida y asequible a mis dotes técnicas.

Llegamos a Traiguera

Después de cargar todo lo necesario en la furgoneta y tras un trayecto de poco más de media hora, llegamos a Traiguera para realizar la marcha comentada.

Había dos recorridos, uno largo de 78 Km +1700 y otro corto de 36 Km.+900. Nos habíamos apuntado al corto (por la poca confianza que tenía en mi forma física). Salíamos a las 8.50, después de los del recorrido largo.

Saludamos a conocidos, que hacía bastante tiempo que no veía y nos deseamos suerte para el día de hoy.

Recogemos los dorsales, los colocamos en las bicis y revisamos que todo esté en perfectas condiciones para la salida.

El día se presentaba caluroso, aunque en esos momentos aún era fresco.

Momento de la salida

Llega la hora de la salida. Nos colocamos, a petición mía, en la cola.

Allí veo a mi amigo Germán, que no ha corrido nunca en bici y se dispone a tomar la salida con una bici y casco prestados. ¿Valiente o atrevido?.

¡Pistoletazo de salida! La gente se lo toma con ganas y empiezan a apretar, nosotros nos lo tomamos con más calma.

Van pasando los km, por pistas anchas con piedras y grabilla, que vamos sumando con facilidad.

En la primera senda de subida, comienzan los atascos y adelantamos a algún que otro participante, pero llegan las de bajada….. veremos como las supero (mi técnica es regular, tirando a mala).

La salvo con bastante facilidad (¡estoy contento!). Llega la segunda y tres cuartos de lo mismo…, mi moral está por las nubes.

Formamos un trío con otro participante y ponemos un poco más de ritmo. En el km 15 volvíamos a pasar por el centro del pueblo donde la gente nos animaba como si fuéramos PRO’s.

Llega lo duro

Volvemos a circular por camino ancho y ya empezaba a hacer bastante calor. Recorridos unos 25 km llega la primera cuesta dura, por suerte hormigonada.

Tengo que parar a quitarme algo de ropa, pues iba sofocado. Quique se adelanta, pero me espera cuando corona la subida. ¡Continuamos!

Un poco de llaneo y otra subida, parecía por el perfil que era la dura….., pero llegamos al segundo avituallamiento (nos habíamos parado en el primero a por agua) y parecía que no era para tanto…. hasta que me dijeron, ¡no es recto, es a la izquierda!.

Nos esperaba una subida con una pendiente considerable y llena de piedras. Intenté subirla, pero al final tuve que poner pie a tierra. Quique la subió toda y me esperó en la cima.

Hacia meta

Llegaba una larga bajada, que haría que las pulsaciones volvieran a su ritmo habitual.

Más llaneo, alguna subida corta y una larga senda, muy limpia en la que disfrute bastante.

Finalmente llegamos a meta en un tiempo de 2h 38′, 7 minutos menos de lo que me había propuesto.

Quique, cumplió su promesa de hacer toda la marcha a mi lado.

Post marcha

Una vez cruzada la meta, vamos a cargar las bicis en la furgoneta, coger los tickets de bebida y comida, y a reponer fuerzas.

Nos comimos un bocata de longanizas con tomate, buenísimo, bebimos hasta apagar nuestra sed y degustamos un jamón de primera.

Vimos llegar a Germán, en última posición pero terminando al fin y al cabo, que eso ya fue un triunfo para su poco bagaje en MTB, ¡enhorabuena campeón!.

Esperamos la llegada de los primeros del recorrido largo…., vaya cracks y vaya tiempazos.

Saludamos a algunos conocimos y nos fuimos a casa.

La organización y el recorrido

Ni un solo pero a la organización. Una marcha muy bien organizada, con una señalización perfecta, atención a los corredores exquisita, bolsa del corredor con numerosos obsequios, comida y bebida más que suficiente, masajes, etc.

Un recorrido que me gusto (el corto, el largo no lo sé), duro pero asequible a casi todos los públicos. Una marcha a la que asistir con los compañeros para disfrutarla.

Conclusión

Lo que me contó de Quique sobre la marcha fué cierto, buena marcha y asequible para mi forma física y técnica.

Casi seguro el año que viene repetiré, y este año….. seguro que Quieque me lía para alguna marcha más.

Salud y pedales amigos!

De marcha en Traiguera
4.8 (96%) 5 votes

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario