Pico-Ballibierna- Pirineos

Que hace un ciclista coronando un 3000

Pico-Ballibierna- Pirineos

El pasado puente del 9 de octubre (día de la Comunidad Valenciana) Fui con mi mujer y unos amigos a pasar unos días al  Pirineo Aragonés.
Yo nunca he sido de andar mucho por la montaña, de hecho siempre he tratado de evitarlo ......., pero esta vez no podía huir.

El día 10, hicimos una caminata dura, pero asequible ....., unos subimos hasta el "Portillo de Benasque" (2.440m), mientras otros llegaron hasta el "Pico del Salvaguardia" (2740 m).

Nos costó unas 5 horas de caminata por un sendero bastante transitable, más dos horas de paradas para desayunar y comer ......

Ya me pareció que estaba bien y que no hacía falta más, con una salida así ya estaba suficientemente saturado y mis pies estaban ya tocados, pero enteros.

Al día siguiente uno de los amigos, quería coronar un 3000, el "Pico De Argüelles" (3080 m.),  tenía muchas ganas. Siete del grupo salimos con él, con la intención de acompañarlo hasta mitad de camino.

Hubiera tenido que pensarlo dos veces antes de seguirlos.

Cuando subimos con los coches la pista que nos tenía que llevar al Refugio de "Las Riberetes", de donde partía la ruta, nos replanteamos la ruta, ya que  nos habían dicho que Argüelles era una travesía dura.

Como queríamos hacer la travesía todos juntos, cambiamos de ruta ......., "subiremos el "Pico de Ballibierna" (3056 m !.) Es una ruta circular que recomienda la oficina de turismo ...... de dificultad 4 ", comentamos !. Llegamos al refugio y todos estamos de acuerdo en cambiar de ruta.

Comenzamos la ascensión y llegamos, siguiendo el GR11, los siete al primer ibon (una especie de lago natural que se forman del deshielo), "el Ibon Bajo". Hemos llegado en menos tiempo de lo que decían las señalizaciones. Estamos todos contentos! ......

Continuamos siguiendo el GR11 y bordeando un arroyo caudaloso seguimos ganando altura.

El GR11 combina rocas con tramos de tierra mojada, el caminar no es fácil, pero tampoco muy dificultoso. Llegamos al "Ibon de Ballibierna", un paraje precioso, de esos que te dejan sin palabras.

Las tripas ya hacen ruido y piden un poco de alimento sólido. Comemos algo, no demasiado (después echaríamos en falta más alimento), tras preguntarle a un chico, que estaba allí y parecía experto, cuando quedaba hasta el pico, nos planteamos continuar o no (no os fiéis nunca de los extraños ....).

Todos dicen que si y yo sin pensarlo también ..... (el inconsciente me juega una mala pasada otra vez). Dos compañeras, deciden quedarse y volver hacia los coches (al final hicieron un trozo más subiendo hacia el "Ibonet de Llosás" después de haber descansado un buen rato).

Continuamos siguiendo el GR11 hacia el Pico. El camino de piedras pequeñas se convierte en bloques grandes de piedra que tienes que ir saltando de una en una, procurando no caer, aumentando la dificultad ......., hay momentos en que nos debemos encaramar a las rocas para poder continuar.

Llegando al "Ibon Alto" el camino se hace más fácil y respiramos. Hemos cantado demasiado pronto victoria! Según el mapa debemos dejar el GR11 y continuar subiendo una pared de piedras y rocas sueltas para llegar al "Ibon Chelat" y continuar hasta el Pico.

En medio kilómetro de ascensión salvamos 400 m de desnivel entre piedras y rocas!.

Hemos coronado la primera dificultad seria y estamos algo tocados, pero pensamos que no queda mucho para coronar ya que hemos subido mucho, pero cuando levantamos la cabeza y vemos lo pequeñas que se ven las personas que suben al pico nos desmoralizamos un poco, pero nos reponemos enseguida y continuamos.

Seguimos subiendo hacia el pico entre piedras y rocas que dificultan mucho la ascensión, hasta que llegamos a un sendero de tierra, con mucha pendiente donde cuesta mucho avanzar, nos cruzamos con gente que ya esta bajando.

Les preguntamos porque no hacen la ruta circular , la respuesta es que el Paso del Caballo es difícil y peligroso (el Paso del Caballo son 30 metros donde tienes que ir sentado como si fueras encima de un caballo e ir pasando, al lado hay dos precipicios que cortan el aliento ).

Tres compañeros coronan los primeros, poco después llegamos los dos que faltamos. Todos menos cansados de lo que esperábamos ......,  felices y contentos.

Yo estoy acojonado por la altura, el vértigo me pasa factura y tengo que sentarme encima de las rocas. Incluso para hacernos la foto de grupo tengo problemas para acercarme.

Pocas veces he sufrido tanto miedo y tanta alegría a la vez como en este instante.

Deliveramos si cruzar el "paso del Caballo" y hacer la ruta circular o volver por el mismo lugar por donde hemos venido. Yo casi no puedo ni hablar, estoy petrificado, pero digo que no con la cabeza - la bajada tampoco me hacía nada de gracia, siempre me han producido mucho respeto las bajadas por la montaña.

Otro compañero piensa igual que yo, que no hay que arriesgar. Nos planteamos separarnos ......, nos tenemos que dar prisa en tomar la decisión ya que las nubes están bajando y parece que va a llover. Finalmente decidimos permanecer todos juntos y bajar por el mismo sitio. Empezamos la bajada.

La senda de tierra que me parecía dificilísima de bajar se me hizo corta y todo, pero después las piedras que seguían empezaron a pasarme factura.

Notaba como las "llagas" de los pies iban a más, también los dedos de los pies me hacían daño, peligrando alguna que otra uña, y "pa colmo" empezaba a molestarme la rodilla izquierda.

Los que coronaron primero se adelantaban, mientras resto íbamos más retrasados.

Pasábamos las rocas lentamente y cada vez la distancia entre mis compañeros y yo era un poco más grande, cada pocos metros me tenían que esperar. En una de tantas paradas aprovechamos para reponer fuerzas comiéndonos un plátano, frutos secos y beber un poco de agua (queda poca!) .

Y a continuar ..... Uffff! qué sufrimiento. Ya estamos en el "pedregal" que habíamos subido horas antes ....., empiezan a caer unas gotas. ¡Cuidado con resbalar!, gritan los primeros - ....... ¡Resbalo !, pero no ha sido nada me levanto y a seguir.

Ya estamos en el "Ibon Alto" y volvemos coger el GR11. ¡Estoy destrozado !, pero ya hemos hecho lo peor, ahora hay mejor camino.

El resto de recorrido hasta el refugio y los coches fue una tortura. Así que ya sabéis que hace un ciclista como yo coronando un 3.000 ....... ¡SUFRIR, Y MUCHO! ........, Pero también ...... ¡DISFRUTAR MUCHO !.

Si hay próxima vez, que no lo sé, espero no sufrir tanto, porque disfrutar seguro que disfrutaré, igual o más.
Gracias A TOD@S MIS COMPAÑER@S por cuatro días intensos de alta montaña.