Primer intento SMALL G.P.

Después de 5 años inscribiéndome a la Ultrabike Gigante de Piedra, este año decidí cambiar a su versión reducida: la SMALL.

Los motivos del cambio fueron, que este año tenía menos tiempo para entrenar, eran la mitad de kilómetros y estaría más pronto en casa (y tanto que se cumplió lo último).

Llega el día, 3 de junio de 2017, antes de que suene el despertador ya me levanto: son las 5:00 A.M. Desayuno, poco ya que no me entra gran cosa y pienso que para 100 Km tampoco hay que cuidar tanto la alimentación (ERROR!).

Me preparo las cosas, casco, zapatillas, gafas, etc., me cambio y a las 5:45 me pongo rumbo a Alcora de donde empieza y finaliza este año la SMALL G.P.

Al llegar me pongo en contacto con mi amigo Ivan para vernos, al menos, antes de empezar la carrera. Ya que después no lo veré ni en pintura.

Nos colocamos en la línea de salida. Allí estamos Ivan, Albert, yo y otros compañeros suyos, ni muy adelante, ni muy detrás. Esperando así no quedarnos pillados por los tapones que se hacen al inicio de la marcha.

Falta media hora que se va a hacer eterna. Todos los presentes van comentando aventuras de anteriores ediciones, o de entrenamientos, o que no están muy en forma…., y yo pienso, “Si vosotros no estáis en forma…., como estaré yo”.

El cielo amenaza lluvia. Los más optimistas piensan que no lloverá hasta la tarde, ¡esperemos tengan razón!, pero creo que no son muy buenos en esto de la meteorología.

¡Cinco minutos!, los nervios y las dudas empiezan a aparecer…. 5, 4, 3, 2, 1, GOOOOOOOO! Salimos, poco a poco porque el arco de salida/llegada no dá para que pasen muchos bikers a la vez.

Se estira el pelotón por las calles alcorenses, subida, bajada, subida y estamos a punto de llegar a la primera senda donde se producen los tapones. Ya no veo ni a Ivan, ni a Albert, ellos están en mejor forma que yo.

De repente, ¿que pasa?....., un tapón, ¡pero si aún falta para la senda!......, ¡pie a tierra! ufff esto no lo esperaba. Con lo apretados que están los tiempos en los pasos de control este tiempo lo vamos a echar de menos (y tanto que me hizo falta).

Por fin subimos, otra vez a la bici, ¡a bajo por la senda!, parece que la carrera ahora va más fluida. Espero recuperar el tiempo perdido, pero las cosas no son casi nunca como deseas. En la próxima senda de subida, de nuevo tapón. Diez minutos más de pateo y parón.

Volvemos a subir a la bici y senda de bajada hasta Araya, allí cogemos la pista ancha para subir al salto del caballo. En las primeras cuestas voy bastante bien, pero como no puedo perder tiempo, si no que tengo que recuperar, aprieto más de la cuenta.

Hace rato que oímos truenos y el cielo se está volviendo muy gris. Espero que no llueva mucho, solo nos falta el barro en estas empinadas rampas. A unos dos kilómetros de la cima cae un chaparrón que nos obliga a poner pie a tierra ya que no podíamos pedalear del agua que bajaba.

Aprovecho para cubrir la mochila con la funda impermeable, pero se me olvida comer. El chaparrón va amainando y nos subimos otra vez a la bici, pero hemos perdido otros 5 minutos. Coronamos y rápidamente, medio helados, a pasar el primer control.

8:45…… el tiempo de corte eran las 8:30, nos comunican que estamos fuera de carrera….. ¡No esperaba terminar tan pronto!

Decido seguir como mínimo hasta El Castillo de Villamalefa. Al menos ya que hemos salido en bici haremos un buen entreno. En mi cabeza aún hay esperanzas de entrar en tiempo en el segundo control….., es a las 9:50. ¡Iluso!.

Seguimos pedaleando por unos parajes excepcionales (os recomiendo probar la ruta alguna vez, está completamente señalada). Bajadas, subidas, y volvemos a repetir. Prácticamente ni un palmo de llano.

Llegamos al Castillo, aún con más tiempo perdido del que llevábamos. Así que decido comer y beber algo, y volverme por carretera hacia Alcora. Mi compañero de últimos km, decide seguir un poco más. ¡Ojalá la haya terminado!.

Carretera y a Alcora. Llego hacia las 11:30 con 60 km y +1500. No si haberme mojado otra vez a la altura de la Foya, chaparrón que me hizo parar porque no veia la carretera. No he terminado la SMALL, pero la salida no ha estado mal.

Me gustaría terminarla algún año (espero no me cueste 5 años terminarla como la Gigante de Piedra jajaja), pero para eso tengo claro que he de prepararme mucho más que este año.

Seguramente el año que viene nos volvamos a ver por el territorio GIGANTE DE PIEDRA.

¡NO PAIN, NO GAIN!

Deja un comentario